El notario autorizante informa de que, a su juicio, no es necesaria dicha Licencia administrativa para los casos de segregación en propiedad horizontal, salvo que lo exija la Comunidad Autónoma, pues la finalidad de la última reforma ha sido la de aligerar trámites. En su opinión la necesidad de licencia se refiere a los casos en los que hayan de realizarse obras que exijan autorización de la Comunidad de Propietarios y por eso la norma parte de que  “así se haya solicitado” por el propietario a la Comunidad. En el presente caso, además, los Estatutos permiten estas operaciones sin necesidad de autorización de la Comunidad.
            Añade que “…la Orden ECO/805/2003, de 27 de marzo, sobre normas de valoración bienes inmuebles y de determinados derechos para ciertas finalidades financieras, fue dictada en uso de las habilitaciones normativas señaladas en el artículo 37.4 del Real Decreto 685/1982, de 17 de marzo, por el que se desarrollan determinados aspectos de la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de regulación del mercado hipotecario…”,  que es la Ley a la que se remite el art. 682 LEcivil.
            Hechos: Se trata de una junta convocada únicamente por uno solo de los consejeros, conforme al artículo 171 de la Ley de Sociedades de Capital, alegando ser el único que quedaba en ejercicio de su cargo por dimisión del resto de consejeros, aceptadas las renuncias en reunión del consejo. La convocatoria se realizó por medio de  cartas certificadas, unidas a la escritura, con el texto que figura en la documentación anexa, constando igualmente la fecha en que se remitió la última carta, con antelación de más de quince días.
Si su puerta de garaje tiene un resorte que se quiebra, la puerta se puede caer. Como usted sabe, puertas de garaje son pesadas. Una puerta que se cae, puede resultar en daño serio o puede causar daño mayor a su propriedad. Casi todas las puertas de garaje residencial tienen dos resortes. En esa situación, si uno de los resortes se quiebra el otro resorte puede impedir que la puerta se caiga. En el evento de que un resorte se caiga, no debe intentar operar la puerta de garaje. El resorte o resortes que quedan van a sostener más peso que normal y el peso sera desplazado.
Cuando se trata de abridores de puertas de garaje, tenemos poleas, cinturones, varios sensores, remotos para reemplazar, juegos de rueda dentada, asembleas de ruedas de cadena, motores para reemplazar, respaldo de baterías, cubrimientos de plastico, accesorios y herramientas. Tenemos toda clase de remotos, varios condensadores para abridores, placas logícas, placas de control y todo lo demas necesario para abridores de puertas de garaje. Tenemos todas clases de partes de reemplazo para poder tener su puerta de garaje trabajando como nueva.
La puerta cochera fue una característica de muchas mansiones y edificios públicos de finales del siglo XVIII y del siglo XIX. Un ejemplo bien conocido es en el Palacio de Buckingham en Londres. Un pórtico en la Casa Blanca en Washington, DC es a menudo confundido con un porte-cochère, donde una rampa elevada para vehículos proporciona a un pórtico arquitectónico la funcionalidad de este último.2​
Cuando el reportero visitó la casa, frente a esa entrada principal estaban estacionados tres vehículos de modelo reciente, con placas de Texas. Adentro hay una reja que impide el ingreso directo a la puerta principal de la residencia, frente a la cual destaca una fuente de piedra. Las blancas persianas de las seis ventanas ovaladas, estilo colonial, están cerradas. No se puede alcanzar el timbre de la casa porque la reja lo impide. El reportero golpeó varias veces la reja… Nadie respondió. El jardín trasero está resguardado por árboles pequeños y un murete de piedra.
            2. No declararse la nulidad del título que motivó la inscripción vigente. Este defecto se revoca: La rectificación de un asiento no tiene por qué venir derivada tan sólo de la nulidad del título. Del art. 40 d) LH se deduce que la inexactitud registral puede venir determinada no sólo por falsedad, nulidad o defecto del título que hubiere motivado el asiento, sino por cualquier otra causa de las no especificadas anteriormente, exigiendo dicho precepto, que la rectificación se verifique con el consentimiento del titular o, en su defecto, por resolución judicial, que es lo ocurrido en el presente expediente.
            La entidad adquirente recurre y alega que la Ley Concursal es una ley especial que prevalece sobre la general y que dicha ley especial no prevé recurso para este tipo de resoluciones judiciales (artículo 149.1.1 Ley Concursal),  que el artículo 674 LEC, aplicable por remisión, no prevé tampoco recursos, que el título que se presenta a inscripción cumple lo dispuesto en los artículos 2 y 3 de la Ley Hipotecaria y finalmente que no es de aplicación el artículo 524.4 LEC citado en la calificación. 

Servicio de Puertas de Garaje

×