La registradora deniega la inscripción porque considera que los títulos, sin poner en cuestión su validez civil, han sido creados artificialmente a los solos efectos de la inmatriculación, pues el segundo título era innecesario si en el primero no se hubiera realizado una adjudicación pro indiviso por lo que no existe doble título a los efectos de la inmatriculación. En el informe posterior para tramitar el recurso no se limita a dar traslado del recurso sino que abunda en argumentos para sostener su calificación.
Las ausencias frecuentes del médico consolidaron el menoscabo. Charo ya no tenía fuerzas para mucho y languideció hasta el desmoronamiento. Emergía de las nubes babosas del dopaje nada más para encontrarse con la sonrisa agria del médico que la devolvía a la turbiedad química. Las píldoras, que nunca habían escaseado en esa casa, se hicieron cotidianas y, a la vez, muy abundantes. Antidepresivos, calmantes, estimulantes. Luego vino, whisky, vodka. La comida se limitó al mínimo para sobrevivir. Charo se ajó.
En octubre de 1973 comienza a operar un grupo parapolicial conocido como Triple A (Alianza Anticomunista Argentina) asesinando a militantes de izquierda, peronistas y no peronistas.21​22​ El grupo estaba financiado por el gobierno y dirigido por el Ministro de Bienestar Social José López Rega. En los dos años siguientes asesinaría a 683 personas.21​23​ El conocimiento de Perón sobre las actividades de la Triple A es materia de debate entre los investigadores.
Zona especial Don Ramón, esquina C/ Real s/nº 1 1. Ref: 1002P001BAD031059. Venta de piso en Talavera la Real. Vivienda de 121 m2. distribuidos en tres dormitorios (con armarios empotrados), salón-comedor, dos cuartos de baño, cocina y dos amplias terrazas. Excelente ubicación, en el centro de la localidad, junto a las oficinas bancarias y el Ayuntamiento. Subsotano. CE: G

Todavía me recuperaba —recorría el cuarto lentamente con la mirada, identificando objetos, midiendo el espacio—, cuando en el marco de la puerta apareció Fernández; detrás de él, dos enfermeros. Meneó la cabeza: un rictus de desprecio. Fernández me odia o, quién sabe, tal vez nada más se ha resignado. (Necesito en este instante una certeza. Uno de nuestros mayores errores es dar las certidumbres por naturales).
            Por ello tiene el registrador las competencias habituales para calificar los contratos privados (efectos y extinción). En el aspecto administrativo del contrato tiene también competencia para calificar, entre otros extremos, si constan en el expediente  los trámites esenciales del procedimiento aunque su calificación sólo puede ser negativa si faltan ostensiblemente alguno de ellos.
Narrada como un caleidoscopio de escenas, y haciendo eco de una realidad que se construye con una herramienta tan efímera como el recuerdo —rehén de la subjetividad y la imperfección humanas—, La vigilia presenta una historia de crímenes, abusos, pasiones y flaquezas, envuelta en preguntas universales que asaltarán al lector a cada vuelta de página. ¿Qué conforma la identidad del ser humano?¿Su pasado? ¿Es la memoria necesaria, su orden, cierta moral? ¿Hacemos justicia al recordar?
            Si de la sentencia, aunque no lo diga expresamente, resulta claro el asiento que debe ser cancelado, el registrador debe cancelarlo y si como consecuencia de esa cancelación quedan asientos en el aire, es decir sin una fundamentación en asientos anteriores o contradictorios con ellos, deberán ser los interesados los que insten, por los cauces adecuados, judicialmente o por acuerdos sociales, la declaración de nulidad o la sustitución de esos acuerdos incompatibles, por otros ya coordinados con la nueva situación de la sociedad tras la sentencia inscrita.
La última pregunta se dirige a las causas del accidente. Debemos visualizar con ella los actos y las condiciones subestándares que contribuyeron a que el accidente tuviera lugar, a los factores personales y del trabajo. Es normal que se presenten los dos tipos de causas en los accidentes. Ambos deben quedar totalmente clarificados con el fin de poder dirigir con eficiencia la futura acción correctiva.
            La DGRN confirma la calificación registral diciendo que “al ser el artículo 684 de la Ley de Enjuiciamiento Civil una norma imperativa, apreciable de oficio, sin que quepa alteración por sumisión expresa o tácita, y afectar el respecto a esta regla de fuero a la defensa de los intereses no sólo de las partes personadas en el procedimiento sino también a los derechos e intereses de otros terceros (terceros poseedores que adquirieron con posterioridad a la interposición de la demanda, titulares de cargas posteriores a la hipoteca ejecutada, etc.) debe considerarse susceptible de calificación por parte del registrador, conforme al artículo 100 del Reglamento Hipotecario” y que “la calificación registral de los documentos judiciales no puede afectar a la fundamentación del fallo pero sí a la competencia del juez o tribunales en los términos ya señalados (cfr. artículos 100 de la Ley Hipotecaria y 100 de su Reglamento), calificación cuyo ejercicio no es sólo una facultad sino también una obligación del registrador”. (JDR)
            La DGRN confirma el defecto de fondo en base al artículo 20 del Real Decreto 1093/1997 que en su apartado primero establece que «La afección caducará a los siete años de su fecha”, sin que resulte aplicable analógicamente lo dispuesto para las anotaciones preventivas en el artículo 86 de la Ley Hipotecaria, al no existir identidad de razón entre ambas clases de asientos (art. 4.1 del Código Civil), máxime cuando su prórroga determinaría un perjuicio a titulares de derechos inscritos en el ínterin.

Empresa de apertura de puertas de garaje

×