Los abridores de varilla también requieren algo más de mantenimiento que la mayoría de los otros tipos. Pese a tener menos partes móviles, la varilla de metal muescada encaja en una sección con dientes de plástico para capturar las muescas. Sin la lubricación adecuada, la varilla desgastará los dientes hasta romperlos, así que es importante engrasar las partes de forma regular, aproximadamente cada pocos meses.[8]
Con nuestros servicios de mantenimiento, puede prevenir muchos problemas antes que empiezen o se hagan peor. El mantenimiento debe hacerlo dos veces al año. Durante nuestra visita de mantenimiento, nuestro técnico inspeccionará su abridor de puertas y sus partes con cuidado. Abrirara y cerrara la puerta, escuchando por ruidos inusual y fijandose por movimientos inusual. Si ve algo inusual, le dejara saber que hacer para impedir problemas en el futuro.
A causa del tiempo, el uso o un deficiente mantenimiento, los motores pueden acabar estropeándose. Problemas comunes es la rotura de la cadena o el deterioro de las partes que unen el motor con la caña o esta con el panel de la puerta y el eje. También es habitual que el motor se desconfigure. En el caso de puertas que están en exterior, aunque los motores están protegidos, las placas sufren más y se pueden averiar con más facilidad.

Abridor de puerta de garaje

×