La DG, tras volver a examinar la regulación del informe de auditoría y las distintas clases del mismo, llega a la conclusión que no puede confundirse un informe de auditoría con opinión denegada de un escrito en el que el auditor afirma que no emite informe en absoluto al no habérsele facilitado las cuentas anuales de la sociedad, siendo claro que este último informe no cumple con la finalidad prevista por la legislación de sociedades, ni con él se respetan debidamente los derechos del socio cuando se ha instado su realización”. Por ello este último informe no debe servir para el depósito de cuentas de la sociedad.

            De ahí que la certificación catastral descriptiva y gráfica pueda y deba ser sustituida, en casos como el presente, por la representación gráfica georrefenciada elaborada por la propia administración municipal en el imperativo trámite previo de depuración física, además de jurídica, del bien incluido en su inventario y cuya inmatriculación se solicita en cumplimiento del mandato legal contenido en el artículo 36 de la Ley 33/2003, de 3 de noviembre, del Patrimonio de las Administraciones Públicas.
El mantenimiento siempre debe ser realizado siempre por técnicos especialistas con formación actualizada, que realicen estas tareas de acuerdo a las instrucciones dadas por el fabricante y, en el caso de que no se disponga de esta información, estableciendo unas periodicidades óptimas de mantenimiento y revisión, también se exigen unos componentes mínimos de seguridad que deben tener las puertas de garaje automáticas ya instaladas.
Montecristo: una telenovela estrenada en 2006 por Telefe, dirigida por Miguel Colom, que tiene una trama de suspenso relacionada con las consecuencias actuales del Terrorismo de Estado sucia en la que dos protagonistas descubren que son hijas de desaparecidos. El programa tuvo un gran éxito de público y difundió masivamente la problemática del robo de bebés en la dictadura Argentina y la búsqueda de las Abuelas de Plaza de Mayo.
El segundo recuerdo pertenecía al universo del hospital. Ocurría en el pasillo y era fugaz. Una enfermera jovencita y liviana, con el cabello castaño apenas sobre los hombros, caminaba a su encuentro. Al pasar a su lado, sonreía con picardía y le dedicaba una mirada intencionada que supuso, sin ninguna duda, lasciva. ¿Tendría algo con ella o estaría operando su deseo? La muchacha no llegaba a los treinta años pero, aun con lo poco que había retenido de la secuencia, Casillas se convenció de que sabía tres cosas sobre ella: sus carnes estaban en el sitio indicado y en abundancia, no tenía pudor en usar un escote donde un clavadista podría caer de cuerpo entero, y su caminata había dejado en el aire un persistente aroma a Burberry Touch.

En el segundo siguiente, Casillas bajó la vista para mirar sus manos, como si de ese modo, con el amo atento, las extremidades pudieran recuperar el respeto a la autoridad. Pero las manos se sacudieron descontroladas y antes de que pudiese reaccionar, pedir auxilio o escapar a la vergüenza, Casillas nada más alcanzó a ver cómo los mosaicos cenicientos se acercaban a su rostro a toda velocidad.
            La legislación hipotecaria diferencia dos procedimientos para la rectificación de los errores de concepto: el que exige el acuerdo unánime de los interesados y del registrador o, en su defecto, resolución judicial, y el que permite la rectificación de oficio por parte del registrador cuando el error resulte claramente de los asientos practicados (cfr. artículo 217 de la Ley Hipotecaria), no siendo necesario en este caso el consentimiento de los interesados.
            1.- Falta de motivación de la calificación: es rechazada por la dirección ya que, de acuerdo con su propia doctrina, la argumentación en que se fundamenta la calificación es suficiente para la tramitación del expediente si expresa suficientemente la razón que justifica dicha negativa de modo que el interesado haya podido alegar cuanto le ha convenido para su defensa, como lo acredita en este caso el mismo contenido del amplio escrito de interposición;

            Hechos: Los hechos de esta resolución son muy simples: Un socio solicita por el 265.2 de la LSC nombramiento de auditor de las cuentas del último ejercicio. Nombrado el auditor emite informe haciendo constar que no se ha formulado informe de gestión. El socio solicitante, vota en contra de la aprobación de las cuentas y se opone al depósito de las mismas.

En Puertas Automáticas Elche Salinas estamos especializados en Puertas automáticas y manuales en Elche – Catálogo puertas automáticas y manuales pensadas para cualquier uso. Nos dedicamos tanto a su fabricación y instalación como al mantenimiento y reparaciones de las mismas. Puede contar con nosotros si necesita nuestros servicios en Elche y en todas las localidades de la Provincia de alicante.
            En el caso concreto estima que la subsanación no está suficientemente causalizada si se tiene en cuenta que el error se detecta 6 años después y la existencia de una sentencia que ordena la cancelación de la inscripción inicial de dominio. Considera también que en realidad lo que se pretende es una modificación sustantiva que exigiría una nueva escritura de transmisión, que no puede realizarse por la vía de subsanación del título antiguo.

Entre las obras artísticas relacionadas con el Terrorismo de Estado se destaca Identidad, un complejo de fotos y espejos realizado por trece artistas argentinos a pedido de las Abuelas de Plaza de Mayo. Entre los artistas se encuentran Carlos Alonso, Nora Aslan, Mireya Baglietto, Remo Bianchedi, Diana Dowek, León Ferrari, Rosana Fuertes, Carlos Gorriarena, Adolfo Nigro, Luis Felipe Noé, Daniel Ontiveros, Juan Carlos Romero y Marcia Schvartz.


            Supuesto: En este expediente se pretende la inscripción de una escritura de préstamo hipotecario en la que se pacta que el interés de demora que, en su caso, se devengue en favor del banco "será el resultado de sumar siete puntos y cincuenta centésimas de otro punto porcentual al euríbor empleado para el cálculo del tipo de interés ordinario del préstamo en cada momento, con el límite máximo de tres veces el interés legal del dinero..."


            La DGRN revoca tal calificación diciendo que “En el presente caso el importe de los intereses ordinarios y de demora que pueden devengarse no se sujeta a ningún límite (…) toda vez que el tipo máximo se fija únicamente "a efectos hipotecarios", expresión que no puede ser entendida sino en el sentido de fijar la extensión de la cobertura hipotecaria de tales intereses, esto es, de definir el alcance del propio derecho real de hipoteca y tanto inter partes como erga omnes según ha quedado anteriormente expuesto. Por ello, no puede mantenerse la calificación impugnada en cuanto parte del presupuesto de que los intereses de demora no podrán superar el importe resultante de sumar seis puntos porcentuales al tipo máximo del ocho por ciento que -únicamente a efectos hipotecarios- se ha fijado para los intereses ordinarios, cuando, en realidad, como resulta inequívocamente del texto literal de las estipulaciones contenidas en la escritura, dicho margen de seis puntos se suma al tipo de interés ordinario que sea aplicable según la cláusula de variabilidad del mismo pactada, y, por ende, como mantiene la recurrente, los intereses moratorios pueden devengarse a un tipo superior al quince por ciento fijado a efectos hipotecarios. (JDR)
Los recuerdos humanos tienen siete u ocho años de edad, el pelo cortado al ras, botines pesados, calcetines azules y pantaloncitos cortos grises. Con tiradores. Mis recuerdos niños son rubiecitos y flacos. Usan camiseta a rayas horizontales azules, rojas y amarillas. La camiseta está sucia con tierra y caramelo. El recuerdo está siempre a punto de comerse los mocos que le cuelgan de la nariz. La frontera de su cara son dos cachetes rosados. La cara siempre está mugrienta. Mi recuerdo no habla. Me hace señas.
Es uno de los aspectos que primero hay que comprobar, antes de llamar a un especialista para reparar la puerta del garaje. Y es que a veces el problema no es el motor, sino el mando. Lo básico es comprobar que no se ha agotado la batería. Y tras ello, inspeccionar el receptor de la señal, que puede estar sucio. Otra posibilidad es que haya cerca un inhibidor de frecuencia que esté bloqueando el mando. 
            4. Se alega incongruencia de la calificación con otras anteriores y también se rechaza ya que el registrador en su calificación no está vinculado, por aplicación del principio de independencia en su ejercicio, por las llevadas a cabo por otros registradores o por las propias resultantes de la anterior presentación de la misma documentación.

Empresa de reparación de puertas de garaje

×